Pages Menu
Rss
Categories Menu

Posted on May 25, 2014 in deporte, dietas, nutrición

Como ayuda el deporte a bajar de peso

Deporte y dieta, combinación necesaria

Incluir el deporte entre las actividades diarias conlleva una quema efectiva de calorías que fomenta la pérdida de grasas y, por tanto, una reducción del peso.

Sin embargo, es fundamental incluir en el proceso la elaboración de una dieta adecuada ya que la única forma real de perder peso, a pesar de lo que muchas dietas milagrosas prometen de manera engañosa, es conseguir que la cantidad de calorías ingeridas durante el día sea inferior a las que se queman con la actividad diaria. Este sistema denominado dieta hipocalórica obliga al cuerpo a recurrir a las reservas de grasa acumuladas para suplir las calorías restantes consiguiendo así una repercusión directa en el peso y el volumen corporal.

Evitar el consumo de azúcares simples y grasas, optar por productos naturales de bajo contenido calórico y realizar un mínimo de cinco comidas al día para evitar la tentación de comer entre horas, serán los mejores aliados para complementar el ejercicio y para conseguir una bajada real del peso corporal.

 

El deporte y la pérdida de peso

Recurrir únicamente a la dieta como método de adelgazamiento puede dar resultado para bajar de peso, sin embargo, complementar esta dieta con ejercicio físico permite acelerar el proceso y reporta al cuerpo otros muchos beneficios gracias a la tonificación de los músculos, la eliminación de toxinas a través del sudor y la repercusión positiva sobre el estado de ánimo y la autoestima. El deporte también es un elemento fundamental para el mantenimiento del peso adecuado. Una vez logrados los objetivos deseados es fácil volver a recuperar el peso si se abandonan los bueno hábitos, por esta razón, las dietas saludables y la actividad física frecuente se deben considerar como un estilo de vida para disfrutar de los buenos resultados el mayor tiempo posible, prolongando durante años la buena salud y el estado físico más adecuado.

No es necesario ir al gimnasio y pasar horas de sufrimiento y dolor para conseguir una pérdida de peso real. Para garantizar la regularidad en la realización del ejercicio físico es muy importante disfrutar de él y, por esa razón, es fundamental encontrar un deporte o actividad que resulte agradable y aporte bienestar al cuerpo y la mente. También es importante que podamos incorporar a nuestra rutina diaria el ejercicio, unos podrán practicarlo aprovechando el descanso de mediodía que se suele hacer en la oficina para comer, otros prefieren las mañanas antes de llegar al trabajo y otros esperan a terminar todas las obligaciones diarias para poder dedicar su momento al deporte; en cualquier caso debemos saber que caminar una media hora diaria, pasear en bicicleta o patinar será suficiente para lograr el consumo de una gran cantidad de calorías que complemente la dieta para adelgazar más fácilmente.

 

Ejercicios físicos más recomendados

El ejercicio denominado aeróbico permite mejorar la oxigenación de la sangre y consiguen quemar de forma muy eficiente las grasas acumuladas. Son sin duda los ejercicios más recomendados para bajar de peso, sin embargo, los expertos aconsejan no centrar el entrenamiento en este tipo de deporte ya que podría derivar en una disminución de la masa muscular.

Para conseguir resultados realmente excelentes, la mejor fórmula es la combinación con ejercicios de fuerza que potencien el entrenamiento de los músculos y, con ello, se aumente el gasto de energía. Gracias a los ejercicios de fuerza se puede conseguir una quema real de calorías que se mantiene después de la finalización de la actividad.

Como ejercicios aeróbicos es interesante mencionar el fitness, step, running, aeróbic o bicicleta mientras que los ejercicios de fuerza se pueden realizar con pequeñas pesas ligeras levantadas en series que se prolongan hasta notar la fatiga muscular.

Controlar los resultados

Al fomentar el desarrollo de la masa muscular, la pérdida de peso puede no ser evidente en la báscula puesto que el músculo sustituye el peso de la grasa. Por esta razón es importante medir los resultados reales mediante una cinta métrica que evidencie los cambios corporales.